LA GRAN INVOCACIÓN UNIVERSAL

Desde el punto de Luz en la mente de Dios,

Que afluya luz a las mentes de los hombres;

Que la luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,

Que afluya amor a los corazones de los hombres;

Que Cristo* retorne a la Tierra.

Desde el centro en donde la Voluntad de Dios es conocida,

Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;

El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres

Que se realice el Plan de Amor y de Luz

Y que selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan Divino en la Tierra.

Nota:

El verbo afluir no es un error de ortografía: “que afluya” quiere decir “que acuda en abundancia”