Generosidad y Caridad

La generosidad y la caridad no son lo mismo, en verdad ambas conductas son a mis ojos hermosas, pero es bueno que comprendamos la diferencia, ambas se basan en el dar, pero damos de manera diferente y en condiciones distintas.

La caridad, es conocida como una de las virtudes teologales, la aplicamos con el desposeído, con el que esta en desventaja, menoscabado o amedrentado, la podemos definir como: Virtud por la cual una persona siente compasión por los sufrimientos y las penurias de otra persona, y actúa para ayudarla y protegerla. Los actos de caridad son auténticos cuando en verdad los hacemos sin agenda oculta, es decir, “te apoyo y te ayudo porque fui movida a compasión”, lo cual quiere decir no sólo que no me debes nada, ni estas en deuda conmigo, no es necesario que retribuyas lo que hice por ti, lo hice como un regalo,  tu dignidad y libertad no se ven comprometidas por mi acto.

Un ejemplo claro de caridad es cuando ocurre un desastre natural y colaboramos voluntarias, desinteresada y verdaderamente en ayudar a reestablecer el orden. Otro ejemplo puede ser cuando ayudamos a un desconocido en la calle porque se accidento en su auto, la verdadera caridad implica un desprendimiento del resultado, incluso para aquellos que somos creyentes de alguna religión, porque un acto de caridad no se aplica esperando que Dios nos retribuya.

La generosidad es diferente, pues la generosidad no se aplica sobre el que esta en desventaja, en realidad somos generosos cuando tenemos algo y decidimos compartirlo con alguien que puede tener y estar en perfectas condiciones para procúraselo, por ejemplo darle un regalo excelente a una persona que no lo necesita es un acto de generosidad.

Podemos decir que una persona es generosa, cuando se comporta con nobleza, buenas intenciones y aprecio por los demás, las personas generosas ofrecen sus bondades y bendiciones con libertad y magnificencia.

Existen  personas que son caritativas y generosas, ellas están movidas por  la nobleza de su carácter y la conciencia de unidad y abundancia con la que fue diseñado este planeta.

Cuando decidimos ser generosos siempre tenemos para dar porque sabemos que en efecto siempre gozamos de dar, cuando te sientes bien contigo mismo, puedes ser generoso con los demás, razón por la cual te resulta fácil y maravilloso llamar a alguien para decirle que le quieres, dar las gracias, decirle a tus seres queridos lo importante que son para ti.

Estar en armonía con el cosmos nos inclina a ser caritativos  y dar de nuestro tiempo y energía para apoyar a quien en este momento nos necesita.

Al reconocer la bondad de Dios en nuestro corazón y la maravillosa experiencia de poder vivir y sentir, entonces aprendemos a amar sin facturas ocultas, apegos ni ataduras porque después de todo sabemos que:

Somos infinitamente amado por la creación y que nunca estamos solo.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Autoestima, Crecimiento Personal

3 Respuestas a “Generosidad y Caridad

  1. Martha Lucía González López

    Magnifica tu eexplicación y aclaración. Muchas gracias. Bendiciones

  2. bertil tafur

    gracias por esta reflexión me ha sido de mucha ayuda para un trabajo que estoy realizando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s