Archivo de la categoría: Oración

Oración de San Francisco.

Señor, hazme un instrumento de tu paz.

Donde haya odio, siembre yo amor;

donde haya injuria, perdón;

donde haya duda, fe;

donde haya tristeza, alegría;

donde haya desaliento, esperanza;

donde haya sombras, luz.

 

¡Oh, Divino Maestro! Que no busque ser consolado sino consolar;

que no busque ser amado sino amar;

que no busque ser comprendido sino comprender;

porque dando es como recibimos;

perdonando es como Tú nos perdonas; y muriendo en Ti,

es como nacemos a la vida eterna.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Oración

Oración de Jabés


 

Señor bendíceme en grande y ensancha mi territorio

libarme de todo mal para que no padezca aflicción alguna.

Permite que a donde yo vaya siembre el bien y difunda la luz

para que mis hermanos se encuentren contigo en sus

corazones

«Que El Señor te bendiga y te proteja,

Te muestre su rostro radiante

y te conceda su favor;

Que El Señor se fije en ti y te conceda la paz»

Que el Señor te bendiga, a ti que lees esta Oración

Núm. 6 (22-27)

Deja un comentario

Archivado bajo Oración

QUE DIOS TE BENDIGA

Cuando alguien te dice ‘QUE DIOS TE BENDIGA’ no solo te está deseando lo mejor para ti, sino que también esta actuando en favor tuyo, pues cuando Bendices a alguien, también atraes el favor de Dios hacia tí.

El efecto de la Bendición es multiplicador, ya que es dado por Dios a sus Hijos.

La bendición invoca el apoyo activo de Dios para el bienestar de la persona, habla del agradecimiento, confiere prosperidad y felicidad en la persona que recibe buenos deseos de nuestra parte.

La bendición comienza en el hogar, en las relaciones de padres e hijos. Los niños que reciben el regalo de la bendición de parte de sus padres, tienen un buen comienzo espiritual y emocional en la vida.

El poder de la vida y la muerte está en la Palabra. Al bendecir, se otorga vida, no sólo al que recibe la bendición, sino también al que la da.

Por eso, hoy te bendigo, mi bendición va para ti, y al bendecirte de todo corazón, me bendigo a mí mismo.

Reparte bendiciones donde vayas, no sólo de palabras, sino de hechos. Ellas volverán a ti, cuando menos lo esperes.

En general, la persona que vive en la presencia de Dios, amándole y obedeciéndole, goza de la bendición divina siempre.

Infinitas bendiciones Para Todos.

2 comentarios

Archivado bajo Gratitud, Oración

Ejercicio Esenio de Purificación y Salud

Párate en medio de la naturaleza viviente, entre el cielo y la tierra.
Siente la tierra bajo tus pies; siente como la tierra te carga y te sostiene.
Siente el cielo infinito sobre ti; te inspira, te mejora, te eleva.
En el cielo, piensa en el origen de tu espíritu y de tu inteligencia.
En el cielo, piensa en el origen de tu alma eterna, de la más elevada conciencia universal.
En la tierra, piensa en el origen de tu alma terrestre, en tu conciencia individual.
Siéntete como una unión viviente entre las fuerzas del cielo y de la tierra, del infinito y de lo que está en desarrollo.
Arrodíllate en la tierra, y con tu mano derecha cava un pequeño hoyo en la tierra.
Coloca las dos manos juntas sobre tu pecho (el corazón místico), en señal de oración y de unión interna con el cielo y la tierra dentro de ti.
En esta postura sagrada, permite que una hermosa luz, la fuerza, la presencia del cielo, fluya a través de ti: el omnipresente Padre de todos los seres vivientes. Imagina una luz diamantina, transparente como el agua pura.
Inclínate con amor sobre la Madre Tierra, y coloca tus manos alrededor del pequeño hoyo. Inclínate sobre la tierra y coloca tu boca entre tus manos.
Ofrécele con tus palabras a la tierra el agradecimiento del cielo a la Madre Tierra; ofrécele también el agradecimiento de tu corazón y, a través de ello, del corazón de la humanidad.

Pronuncia las palabras:

“Madre Tierra, yo te ofrezco mi agradecimiento con todo mi corazón, y a través de él del corazón de todos los hombres y las mujeres. Que todos los seres que llevas en tu seno protejan, nutran y bendigan todo lo que crece.”
Acuéstate después sobre la tierra y abandónate sobre ella. Que tu cuerpo y tu alma nacidos de ella sean uno con la Madre Tierra y su oculto esplendor.

 

Piensa y di:

“Madre Tierra, elimina todas mis enfermedades y mis faltas según tu voluntad, para que pueda recibir la bendición del espíritu divino y trasmitirla a todos los seres vivientes, según tu voluntad”.
Manténte en comunión, en silencio, mientras dejas que la tierra te purifique completamente.
Pónte nuevamente de rodillas y coloca tus manos frente a la rosa solar del corazón.

Piensa en tu espíritu, siente tu alma, y di con tu fuerza vital:

“Con amor y gratitud,
te ofrezco mi amoroso agradecimiento lleno de luz.
A la Madre Tierra, gracias;
al agua de la vida, gracias;
al precioso aire, gracias;
al fuego sagrado, gracias;
a los minerales, gracias;
a las plantas, gracias;
a los animales, gracias;
a la humanidad que camina por el sendero de la evolución, gracias;
a todos los ángeles, gracias;
a la inteligencia cósmica que creó mi pensamiento, gracias;
al océano de amor que creó mi sensibilidad, gracias;
a la vida universal que impregnó mi futuro con la semilla de la individualidad, gracias;
a todos los seres del mundo, doy las gracias en Él, la única Fuente que unifica a todos los seres en su origen y propósito”.

Cruza los brazos sobre tu pecho, inclina ligeramente tu cabeza, y pronuncia la palabra de cierre:

“Amen”.

Entonces, rellena de nuevo el agujero que cavaste para hablar con la Madre del mundo.

Extracto tomado de Los Esenios y Las Enseñanzas de Jesús el Esenio, de Olivier Manitara.

1 comentario

Archivado bajo Gratitud, Oración

Oración

La oración es la forma que tenemos de reconectarnos con nuestra fuente, es donde buscamos paz, solución a un problema, desahogar una crisis o da gracias por algo que hemos conseguido. Haz una oración en cualquier momento, no solo para pedir sino también para agradecer. Nuestro Dios siempre nos escucha  como el mejor de los amigos, no nos juzga, no nos critica, él nos dio todos los dones que tenemos, por eso a través de la oración podemos reconectarnos con nuestra fuente de poder. Hoy si tienes algún serio problema entrégalo en una oración, si eres una persona con muchas bendiciones pues también haz una oración de agradecimiento y hagamos el esfuerzo por pedir por aquellos que no son felices o por los que consideramos nuestros enemigos. Hoy les dejo el boletín lunar para que tengamos en cuenta la energía que nos acompañara esta semana.

Roberto Gutiérrez

Elevo desde mi espíritu una plegaría para que la energía de la Pascua de Resurrección habite en cada corazón, y podamos ser seres más amorosos, compasivos y agradecidos.

FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN

YENI

2 comentarios

Archivado bajo Oración

Confianza, Certeza y Esperanza

Me lo envÍo mi amigo Freddy,  al que amo profundamente, lo compartó porque me parecio hermoso, espero lo disfruten…

1.- Una vez todos los aldeanos decidieron orar por lluvia, se reunieron en la plaza, pero solo un niño llevaba paraguas. Esto es la CERTEZA!

2.- La sensacion de un niño de 1 año cuando lo tiras al aire el se rie, porque sabe que no lo dejaras caer. Esto es la CONFIANZA!.

3.- Todas las noches nos vamos a la cama sin ninguna garantía de despertar vivos la mañana siguiente, pero todavía tenemos planes para mañana. Esto es la ESPERANZA!

Dios esta: Por encima de ti, para bendecirte, abajo para sostenerte, delante para orientarte, detrás para protegerte, a tu lado para apoyarte y dentro de ti para sustentarte!

Dios te bendiga!!!

Nota: la imagen corresponde a uno de los 72 nombres de Dios reconocidos en la Kabbalah

Deja un comentario

Archivado bajo Crecimiento Personal, Oración

Dios está conmigo y a mí alrededor

Estoy segur@ dondequiera que vaya


En este momento, me centro en Dios. Nada puede perturbar la paz de mi alma. Envuelvo a mis seres queridos en pensamientos de paz y seguridad, consciente de que Dios provee para ellos.

Asumo responsabilidad por mi seguridad física al estar consciente de mis alrededores y no tomar riesgos innecesarios. Receptivo a la sabiduría de Dios permito que esta inteligencia infinita me guíe y proteja. También veo la guía divina como una presencia moradora en todos por quienes oro. En momentos de reto, mi primera oración puede ser “Ayúdame, Dios mío”. Mi próxima oración es “Gracias, Dios”. Estas pocas palabras son todo lo que necesito para establecer paz de mente y corazón.

Tengo confianza, no temo. El Señor es mi refugio y mi fuerza. —Isaías 12:2

Sendero Espiritual

1 comentario

Archivado bajo Oración