Archivo de la etiqueta: Oración

Oración de San Francisco.

Señor, hazme un instrumento de tu paz.

Donde haya odio, siembre yo amor;

donde haya injuria, perdón;

donde haya duda, fe;

donde haya tristeza, alegría;

donde haya desaliento, esperanza;

donde haya sombras, luz.

 

¡Oh, Divino Maestro! Que no busque ser consolado sino consolar;

que no busque ser amado sino amar;

que no busque ser comprendido sino comprender;

porque dando es como recibimos;

perdonando es como Tú nos perdonas; y muriendo en Ti,

es como nacemos a la vida eterna.

7 comentarios

Archivado bajo Oración

Oración de Jabés


 

Señor bendíceme en grande y ensancha mi territorio

libarme de todo mal para que no padezca aflicción alguna.

Permite que a donde yo vaya siembre el bien y difunda la luz

para que mis hermanos se encuentren contigo en sus

corazones

«Que El Señor te bendiga y te proteja,

Te muestre su rostro radiante

y te conceda su favor;

Que El Señor se fije en ti y te conceda la paz»

Que el Señor te bendiga, a ti que lees esta Oración

Núm. 6 (22-27)

Deja un comentario

Archivado bajo Oración

Dios está conmigo y a mí alrededor

Estoy segur@ dondequiera que vaya


En este momento, me centro en Dios. Nada puede perturbar la paz de mi alma. Envuelvo a mis seres queridos en pensamientos de paz y seguridad, consciente de que Dios provee para ellos.

Asumo responsabilidad por mi seguridad física al estar consciente de mis alrededores y no tomar riesgos innecesarios. Receptivo a la sabiduría de Dios permito que esta inteligencia infinita me guíe y proteja. También veo la guía divina como una presencia moradora en todos por quienes oro. En momentos de reto, mi primera oración puede ser “Ayúdame, Dios mío”. Mi próxima oración es “Gracias, Dios”. Estas pocas palabras son todo lo que necesito para establecer paz de mente y corazón.

Tengo confianza, no temo. El Señor es mi refugio y mi fuerza. —Isaías 12:2

Sendero Espiritual

1 comentario

Archivado bajo Oración

Dios es mi fuente, mi fortaleza y mi escudo

Protección

Sentimientos de inseguridad pueden asaltarme súbitamente. Mas, cuando lo hacen, tomo un momento para centrarme. En vez de pensar en lo que pueda ir mal, elijo enfocar mi atención en la poderosa y protectora presencia de Dios en mí y a mi alrededor.

Respiro profundamente, confío y me lleno de paz. Invoco la fortaleza divina y siento que mi valor aumenta. Dios en mí es poderoso, elevando mi espíritu y calmando mi mente durante cualquier situación.

Dios es mi fuente, mi fortaleza y mi escudo. Siento agradecimiento porque mi corazón está en paz, porque sé que siempre estoy seguro en la presencia de Dios.

El camino de Dios es perfecto y acrisolada la palabra de Jehová. Escudo es a todos los que en él esperan.” —2 Samuel 22:31

 

Sendero Espiritual

Deja un comentario

Archivado bajo Oración

El Terremoto, el Tsunamí y D’os

 

“El Señor sostiene a todos los que caen y levanta a todos los oprimidos”  (Salmo 145:14).

A lo largo del  día de hoy, muchísimas cadenas me han llegado, pidiendo oración y consuelo para los habitantes de Japón y todas las tierras afectadas por los terremotos y tsunamis,  otras personas me han invitado a hacer grupos de meditación y otras más a realizar grupos de oración, de hecho creo en el poder de la oración y en la fuerza de la meditación, sin embargo a lo largo del día tampoco he dejado de recordar a mi mamá que solía decir “se recuerdan de Dios cuando truena” y valla que hoy trono duro. Adicionalmente mi blog hoy tuve un repunte de visitas, supongo que buscando respuesta, ya que no salí en la tele, ni en la radio, en fin como escribo normalmente sobre los temas que me preguntan  frecuentemente daré ahora mi visión del terremoto y los cambios que ocurren ahora frecuentemente en este planeta.

Primero creo seriamente que Dios NO nos manada terremotos, tsunamis, ni nada que se le parezca, de hecho creo en la frase bíblica “y vio Dios que era bueno” (Gn 1:13) al momento de la creación,  también plantean las escrituras que el hombre es cabeza y señor de la creación. Fue llamado por Dios a la existencia cuando ya habían sido creadas  todas las cosas, las estrellas, las rocas, las plantas, los animales, la luz, el agua, la tierra. Necesitaba todas estas cosas para existir. Por él y por amor a él fueron creadas todas ellas por Dios. Dios habló a los dos primeras personas: “Procread y multiplicaos y henchid la tierra; sometedla, dominad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre los ganados y sobre todo cuanto vive y se mueve sobre la tierra” (Gn 1:28). Con estas palabras se entregó al hombre el dominio sobre la tierra. Así pues es la persona que camina por este planeta la que crea lo que en el ocurre, son las personas con su palabra, emoción, hechos y actitud las que generamos todo cuanto aquí sucede y luego rápidamente cuando no nos gusta vamos y le entregamos la responsabilidad al creador.

Creo además en el principio cabalístico que señala que no sólo somos responsables de nuestra vida, sino también de las de todos los demás, el rabino Yehuda Bert escribió en su frase de sabiduría del día de hoy: “Cuando ayudamos a los demás, estamos despiertos en un solo mundo. Cuando sólo nos ayudamos a nosotros mismos, estamos dormidos en nuestros mundos individuales”, la frase resuena dentro de mi y recuerdo del principio Ignaciano: “ en todo amar y servir”, esto lo escribo porque vamos por allí desconectados de la naturaleza, que esta viva y es madre, desconectados de las otras personas y lo que es peor desconectados de nosotros mismo, atentamos contra el planeta y la vida de todos de muchas maneras, hemos sido advertidos por la Cabala, los Mayas, los Hopi, las Abuelas Sabias Indígenas y los Científicos de los cambios del planeta y de que nuestras emociones y pensamientos afectan todo, sin embargo cuando ocurre un ajuste que creamos en unión con todo desde nuestra inconciencia,  durante dos o tres días, oramos meditamos y quizás no contaminamos, quizás abrazamos y respetamos más, pero luego simplemente lo olvidamos.

Creo que es importante para todos entender que es necesario liberar, encauzar y elaborar  nuestras emociones dolorosas, estamos realmente impactados y asustados, pero se hace impostergable aceptar que hasta ahora como administradores de este planeta no lo hemos hecho del todo bien, nos conviene reconocer que no podemos cambiar lo que ya paso pero que siempre podemos crear cambios en nuestras vidas y la de todo el planeta viviendo de una manera más conciente, integrada, armoniosa, respetuosa y amorosa hacia todos, como decía Master Choa Kok Sui “Vivir en unión divina con todo, en gratitud y plena fe”, tomemos conciencia de una vez que no existe un castigo divino, lo que existen son las consecuencias de nuestras acciones,  de hecho la verdad es que Dios tiene cuidado de nuestra vida en cada momento en especial en el momento de angustia y dolor como clama el salmista: Mi alma llora de ansiedad, sostenme conforme a tu palabra” (Salmo 119:28).

Ciertamente es momento de orar, meditar,  colaborar, de ofrecer ayuda idónea, en esta momento difícil recordemos también  que estamos a cargo de este planeta y de toda creatura viviente que aquí exista,  mantengamos pues la actitud de amor y servicio una vez que pase la tormenta, ya que es un servicio de 24 horas 365 días al año, por el resto de nuestras vidas.

 

Nota:

A aquellos que deseen por favor enviar amor y luz inteligente a Japón y a todos los países en alerta de Tsunami. Amor y bendiciones para todos.

1 comentario

Archivado bajo Cambios climáticos, Oración

Ángel de la Redención

Encontré esta hermosa oración y me encanto, la comparto convencida de su profundidad.


Ilumina mi fe,

para que pueda contemplar

desde esa puerta

las verdad de mundos

en los que apenas pueda penetrar la razón.

Haz que mi verbo lleve a los demás

el sabor de tus sublimes evidencias,

Y que para aquellos

que han perdido el camino,

pueda ser como un poste indicador.

Conduce, mis energías interiores

por los canales que rigen el cerebro,

para que pueda procrear

con mis órganos superiores

sin malgastar mi simiente

procúrame la soledad

que mi sed de meditación necesita,

y cuando tu sagrada ciencia

rebose de mi alma,

acércame a las gentes

necesitadas de tu esplendor

para trasmitirles

el germen de tu eternidad

2 comentarios

Archivado bajo Oración